viernes, 28 de mayo de 2010

VOCAL "A"

ABEJA

LA REINA A

La reina A es alta y alegre. Casi siempre tiene un brazo doblado para llevar un gran cesto de amapolas, que son las flores de su jardín que le entusiasman las flores de vivos colores, entienden con facilidad sus ¡a- a- a de sorpresas o alegría , según sea la flor que encuentre en el jardín. A veces sus ¡a… , a…, a…., a ¡ son de tristeza si ve alguna flor pisoteada o arranca por el viento.


A la reina le encanta hacer gimnasia y estar en forma. El ejercicio que más le gusta es el que realiza con su aaaro: se coloca en la cintura y lo hace bailar dando vueltas y más vueltas; luego en un brazo, en el otro, en una pierna, en la otra…; y cuando termina, está cansadísima.

Le resulta tan divertido que otros días lo lanza a rodar por una cuesta abajo y ella corre detrás intentando cogerlo, pero casi nunca puede. Lo que sí consigue haciendo ejercicio es estar en forma y sentirse más fuerte.

La reina A gobierna el País de las letras con el rey U, y todos la quieren y la respetan. A ella le gustaría que os llevaseis tan bien en clase como los habitantes de su país, y que os ayudaseis en las tareas escolares.

Ya sabéis que a la reina A le encanta las flores, y como es muy trabajadora, todos los niños, en primavera, organiza una exposición de flores en el jardín: azucenas, amapolas, azaleas… Además sabe hacer exquisitos postres: frutas en almíbar, crema de albaricoque, galletas de almendras y avellanas…, que le salen muy bien con la ayuda de su marido. Luego los prueban entre los dos: ¡A-a-a¡, ¡ está tan rico¡ o ¡ Vamos a comer un poco más¡. Y él contesta: ¡U-u-u, ¡ que quiere decir: ¡Ya estoy lleno!.

Por la noche está tan cansada que dice: ¡ A-a-a¡, ¡qué cansada estoy, pero qué cansada estoy…¡;entonces el rey le habla dulcemente:!U-u-u¡, descansa cariño, que yo cuidaré de que nadie te moleste. Cierran un poco las ventanas y así, a oscuras, se van a dormir.

Nosotros también vamos a descansar un poco y nos quedamos en silencio para no despertar a la reina A.


Mañana os presentaré a una de las princesas, pero antes os voy a enseñar a los reyes de noche, cuando solo se les ve el vestido, para saber si ya los conocéis.

VOCAL "E"

ELEFANTE


PRÍNCIPE E

El príncipe E es el segundo hijo de los reyes del País de las Letras. Os lo voy a presentar enseguida para que lo conozcáis. ¡Aquí lo tenéis!. Los pelos tan revueltos le dan aspecto muy travieso. En realidad no para un momento, siempre esta correinado de un sitio a otro. A veces va atolondrado , sin mirar por donde anda, ni lo que pisa o derriba en sus carreras.

Le gusta mirarlo todo con detenimiento antes que nadie, porque es muy curioso y siempre está preguntando :Esto, ¿qué es?, ¿para que sirve?... Esa señora ¿Qué quiere?. Además, como es muy despistado, no se cuenta de cuando le llaman. Nunca se entera a la primera. ¿Eh?, contesta, “¿Eh?, responde siempre dos o tres veces antes de enterarse de lo que le dicen. Por eso le llaman el príncipe E.

No le gusta estarse quieto en su habitación. Disfruta mucho más en el jardín del palacio, del que conoce cada rincón, por ser tan curioso. Pero, como es muy despistado, a veces mete el pie donde no debe, o pisa las flores sin darse cuenta.

Por eso, en cuanto llega, el jardinero, ya no puede trabajar: sólo está pendiente de que no se haga daño al tropezar con una piedra o de que no se caiga al estanque de cabeza.

Le encanta coger la manguea de riego, abrirla y dar vueltas con ella, mojando las plantas para que no pasen sed. ¡Imaginaos cómo lo pone todo! Raro es el día que no tiene que cambiarse ropa porque sube hecho una sopa…

Una vez le regalaron un elefante de verdad, pequeñito, y, aunque ha crecido mucho, sigue siendo su mejor amigo. Conoce a la gente de palacio y ellos a él, así que no se asustan. Con los niños, juega a lo que ellos quieren. Tampoco se asustó el erizo con el que una noche se tropezó en el jardín. Se pinchó porque no sabia que era aquellos, pero ahora son buenos amigos.

Cuando el príncipe E se quiere montar encima del elefante, éste se pone de rodillas para que él se suba como si estuviese ascendiendo a una montaña. Al llegar arriba, dice muy fuerte:”Timbo, arriba, levanta!”, y Timbo se levanta obediente y empieza a caminar. Así pasan las horas y horas sin cansarse ninguno de los dos.

¿Por qué siempre estoy subido a mi elefante?...Pues porque desde aquí se ven requetebién todas las cosas que están más altas que yo; ya so contaré. Veo las peras maduras de los árboles y ¡puedo cogerlas!, ¡qué ricas!. Veo los nidos de los pájaros y cómo nacen los polluelos rompiendo un poco los huevos con el pico… Veo las campanas de las torres que saltan de alegría: ¡Talán, talán, talán!. Todo es muy divertido.

A sus hermanas les daba mucha envidia, y si le pedían una pera o que las subiera un rato al elefante, se hacía el despistado con su acostumbrado:”¿Eh?, ¡Estoy tan alto que no oigo nada!.

Entonces sus padres le advirtieron que si no dejan jugar a sus hermanas iban a regalar al elefante al circo, y el príncipe no tuvo más remedio que dejarlas subir: la princesa O, que no estaba muy en forma y tenia algunos kilos de más, se cansó mucho al intentar subir y luego se cayó rodando por la cola cuando el elefante echó a andar, así que dijo muy enfadada:”Esto es muy cansado, me aburro y no quiero intentarlo más”.

En cambio, la princesa I. como rea tan ágil y delgada, subía y bajaba muy deprisa sin caerse. Aprendieron a bajar por la trompa del elefante como si fuera un tobogán. Subía por la cola y se deslizaban por la trompa.

En verano, el elefante se colocaba al lado de la piscina y, al bajar, los príncipes caían dentro del agua con gran alegría y alboroto.
Otras veces, si había jugado mucho y estaban llenos de polvo o barro, el elefante llenaba su trompa de agua y, cuando estaban descuidados, les daba una ducha: ¡qué bien!, ¡qué divertido!” decían E e I, y volvían a empezar. Se llevaban tan bien los dos y corrían tantas aventuras juntos que sus padres comenzaron a disfrutar de sus travesuras….

Como ya conoceremos a los reyes y a sus hijos, mañana empezaremos a saber quienes son los demás personas del reino que muchas veces los acompañan y ayudan..., ¿de acuerdo?.

VOCAL "I"

INDIA


PRINCESA i

Esta es la princesa i. ¿Sabéis qué son esos puntitos?...Lágrimas. sí, si, lágrimas. ¿y los charcos que hay debajo de la princesa?...Los charcos que hacen sus lagrimas. ¡Qué barbaridad!. Cuánto debe llorar!, ¿verdad?...Hasta las hormigas se esconden cuando ella llega para no morir ahogadas. Un poco exagerado, ¿no?.

La princesa i es la más delgada de toda la familia real. Nació tan delgada que toda la ropa que había preparado sus padres le quedaba grande. Los médicos tuvieron que cuidarla mucho, porque algunos alimentos le sentaban mal y la pobre siempre lloraba “iii…, iiii…,iii…,”Casi nunca terminaba los biberones que le preparaban sus papas, y siguió tan delgada que s e le quedo la voz muy fina:”iiii…,iiii…,”

Al hacerse mayor, seguía comiendo poco. No le gustaba la verdura, ni el pescado, ni los garbanzos, ni el arroz, ni el queso. Así creció delgadísima y de tan mal humor que por todo lloraba. Si su padres le hablaban, creía que le estaban regañando y se escondía para llorar:”iii…,iii…,”; cuando sus hermanos , el príncipe E y la princesa O, cogían sus juguetes, lloraba muy fuerte:”iii…,iii…,.pero era muy activa, y tan ágil que nunca se estaba quieta. Por eso acababa de correr de aquí para allá, entonces se quejaba en voz baja:”iii…,iii…,iii…,”

A veces, cuando se ponía nerviosa , chillaba igual que un ratón;:”iii…,iii…,iii…,”. Tanto chillaba y tan fuerte que los ratoncitos salían de sus agujeros pensando que había llegado de visita algún pariente ratón de otra ciudad. Al ver a la princesa, se acercaban a ella, pues les daba trocitos de queso que no se había comido. Cuando su mamá le preparaba el bocadillo de la merienda, la princesa llamaba con su……..iii a los ratones amigos para darles miguitas de pan.

A la princesa lo que menos le gustaban era la hora del baño. Todos los días su mamá tenía que buscarla por el jardín. Cuando la encontraba, ella protestaba con su fina voz:”iii…,iii…,iii…,”

Normalmente, la princesa juega con su iguana o con su hermano el príncipe. Juntos traman numerosas aventuras: desde pintar la cara como si fueran miembros de una tribu india, hasta llenar todo el palacio de harían jugando a ser esquiadores. En las ocasiones en que sus padres, los reyes, tienen mucho trabajo, salen de paseo con su cuidadora, a la que, a veces, no hacen caso…

¡Los dos hermanos traen a todo el mundo de cabeza!

Mañana os presentaré a otro miembro de la familia real, pero antes os mostrare a la princesa I y a sus padres de noche, cundo solo se les ve el vestido, para saber si ya los conocéis.

VOCAL "O"

OSO


LA PRINCESA O

La princesa O es la hija mayor de los reyes del País de las Letras. ¿Os la enseño?... ¿Os la dibujo?...
¿A quién se parece esta niña?... Fijaos bien…, se parece a su mamá, la reina A, ¿no? Como ella, es inteligente, trabajadora, responsable, formal y también juguetona. Disfruta comiendo los dulces que le prepara su mamá. Cuando ve un pastel, dice: ¡Oooo…, oooo…, oooo…! Y su boca se pone redonda, redonda… y su barriga también.

A ver si nosotros ponemos la boca igual y con los brazos hacemos la forma de la barriga llena, así… ahora hablamos como ella: Ooo…, ooo…, ooo. ¡Muy bien! Todos se van a creer que hay muchas princesas O, y ella sereirá: Ooo…, ooo…, ooo; más fuerte: ¡Ooo…, ooo!; despacio, porque se cansa: Ooo…, ooo….

Su juguete preferido es un oso de peluche que siempre lleva encima. Con él come, juega y duerme. Cuando lo llama, dice: ¡Ooooosito!, y le sale muy bien, sobre todo lo primero: ¡Oooo!.

Sus papás están muy contentos por lo cariñosa que es, pero algunas veces tienen que llamarle la atención porque como demasiados dulces y se le van a estropear los dientes y las muelas. El rey dice: ¡Uuuu…, uuu…!, que quiere decir: “No comas tanto”. La reina le dice: ¡Aaaa…, aaa…., aaaa!: te va a hacer daño… la princesa O les mira, y al final, el lugar de enfadarse, rompe a reír fuerte, muy fuerte: ¡Oooo…, ooo…, ooo! La reina también se ríe: ¡Aaa…, aaa…, aaa!, y hasta el rey las acompaña con su extraña risa: Uuu…, uuu…!.

A la princesa O le encantan los juegos de mesa, como el juego de la oca.

Cuando la Familia Real se va de vacaciones al mar, la princesa prefiere jugar con las ooolas. Tira la pelota y las ooolas se la devuelven. Se agacha y las ooolas pasan por encima de ella. Da pequeños saltos y las ooolas pasan por debajo. También tiene una tabla como un patín, en la que se sube para que las olas la lleven hasta la orilla. A veces se cae y se da un buen remojón, pero no le importa ni le preocupa, porque sabe nadar muy bien.

Como es la mayor, cuida de sus hermanos, que son muy traviesos y siempre se están metiendo en líos. La princesa O quiere mucho a sus hermanos y se lleva muy bien con ellos.

Tenéis que aprender a reconocer a la princesa O solamente por su vestido. Pronto os contaré por qué...

VOCAL "U"

UVA



EL REY U

En el país de las letras gobernaba el rey y la reina, que habían tenido tres hijos; un príncipe y dos princesas. Ya os los iré presentando. Los reyes tenían tanto trabajo en el palacio como todos los papás y mamás del mundo: debían fregar, lavar la ropa, planchar, ir al mercado y hacer la comida. Todas las personas del país los ayudaban con la profesión que habían elegido: jardinero, lechero, panadero, doctora, portero, enfermera, etc. Y los reyes procuraban que todos vivieron en paz y que no les faltara de nada: hospitales, escuelas, carreteras, lugares de diversión, espacios para practicar deporte, etc.

¿Queréis conocerlos a todos? Poco a poco os iré hablando de estos personajes tan diferentes de nosotros en la forma de caminar, vestirse y hablar:: ya os contaré por qué. Empezaré por presentaros al rey. ¿¡Toque de trompeta…!¡viene el rey U!¡Tururú-tururú!.

El rey U es fuerte y le gusta mucho comer, sobre todos las u…vas. Se pone al lado un cesto de u…vas y se las come sin parar.

El rey está muy orgulloso de su familia. Quiere mucho a la reina y a los príncipes, pero cuando se lleva un disgusto se enfada, lo expresa de una forma rarísima: “¡U-u-u-¡”, que quiere decir:”¡Estoy muy enfadado!”


El rey U, como todos los personajes de su reino, tiene varios trajes. Los conoceremos más adelante. Os voy a enseñar uno muy elegante, pero muy deprisa para que no se entere el rey U. Fijaos. Más adelante os lo dejará ver si siempre que queráis.

¿QUE SON LAS VOCALES?

En fonética, una vocal es un sonido de una lengua hablada que se pronuncia con el tracto vocal abierto, no habiendo un aumento de la presión del aire en ningún punto más arriba de la glotis. Esto contrasta con las consonantes, donde hay una obstrucción o cerrazón en algún punto del tracto vocal. ...


video